Una universidad colombiana desarrolló un «super alimento» que protege a las abejas de los insecticidas

Según un comunicado emitido por la Universidad del Rosario, las abejas que consumen esta fórmula desarrollan una protección notable en pocos días, lo que tiene un impacto positivo en su supervivencia.
Investigadores de la Universidad del Rosario en Bogotá, Colombia, lograron un avance significativo en la protección de abejas y otros polinizadores. La institución desarrolló una fórmula revolucionaria que actúa como un escudo para el cerebro de las abejas, permitiéndoles resistir los impactos nocivos de los insecticidas.
Patentado en el Reino Unido, este «súper alimento» basado en una dieta enriquecida con flavonoides es el resultado de la colaboración entre la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad del Rosario, el Departamento de Neurociencia de la Universidad de Arizona (EE.UU.) y la Universidad Javeriana de Bogotá.
El profesor André Josafat Riveros, líder de la investigación, explicó que la fórmula patentada contrarresta las alteraciones provocadas por los insecticidas al centrarse en los flavonoides, metabolitos secundarios derivados de las plantas con propiedades protectoras, antioxidantes y antiinflamatorias.
La importancia de este descubrimiento radica en el contexto actual de disminución de la población de polinizadores en el mundo. Según los autores, cerca de 20.000 especies de abejas se beneficiarán de esta innovación, ya que los insecticidas sintéticos afectaron negativamente sus habilidades de aprendizaje y supervivencia.

La fórmula que promete «disminuir las alteraciones» en las abejas
Los polinizadores desempeñan un papel fundamental en el equilibrio de los ecosistemas naturales y en la producción de alimentos para la humanidad. Sin embargo, los insecticidas provocaron diversas alteraciones en estos insectos, como la pérdida de memoria, dificultades de aprendizaje, disminución de la capacidad de toma de decisiones y habilidades motoras, así como la incapacidad para enfrentar enfermedades.
«En otras palabras, tienes a una abeja que no sabe dónde están las flores, que si llega a ellas tal vez no recuerde en qué lugar está la colmena, sin suficiente fuerza para moverse entre las flores de manera eficiente y que no se pueda defender si se encuentra con virus u otros patógenos», detalló Riveros.
Con el propósito de combatir dichos efectos, la fórmula patentada «disminuye esas alteraciones», según el investigador, citado en el comunicado, debido a que los plaguicidas no tienen la capacidad de distinguir entre insectos benéficos y dañinos.
El estudio se centró en dos especies de polinizadores: la abeja melífera (Apis mellifera) y las abejorras de la especie Bombus impatiens. La administración de la fórmula se llevó a cabo mediante las denominadas «tortas», una mezcla de polen, miel o jarabes combinados con el suplemento.
Los resultados de la investigación arrojaron que las abejas alimentadas con una dieta rica en flavonoides mostraron una notable protección frente a los efectos perjudiciales: «sus memorias eran significativamente mejores», reseñó el experto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.