Una actividad que crece y se adapta

La producción apícola de la provincia de Buenos Aires tiene una participación del 53% en el total nacional y más del 90% de ella se destina al mercado externo

“Desde que asumimos la gestión hasta la actualidad aumentó en casi un 20% el número de productores y productoras apícolas registrados en la Provincia. Además, se incrementó la cantidad de apiarios y salas de extracción. Ese crecimiento no es casual, es fruto de las políticas públicas de un gobierno que entiende la importancia de todas las producciones y su impacto en el desarrollo local y regional, y de la articulación con el sector privado para diseñar estrategias en conjunto”, expresó el ministro de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez.

Entre 2019 y 2022, la cantidad de productores apícolas registrados pasó de 4.410 a 5.282, mientras que el número de apiarios creció un 44,6%, llegando a un total de 18.612. Actualmente, la provincia de Buenos Aires cuenta con 1.477.082 colmenas registradas y 843 salas de extracción, lo que implica un alza del 28,9% respecto de las cifras correspondientes a 2019.

El ministro destacó que la mayor cantidad de productores registrados estuvo impulsado y acompañado por capacitaciones, asesoramiento técnico y financiero, programas de promoción y líneas de crédito específicas para el sector accesibles a pequeños y medianos productores. 

Además, resaltó los préstamos en valor producto otorgados a través del Fondo Rotatorio Apícola y la creación del Banco para abastecimiento de insumos agropecuarios, mediante el cual se entrega alimento energético para las abejas y se ofrece asistencia financiera ante eventos climáticos adversos. Como parte de este programa, en 2021 se asistió a 70 productores y productoras bonaerenses en más de 25 partidos de la Provincia. También existen otras líneas específicas para la actividad dentro del financiamiento de Provincia Microcréditos.

Habilitación de Salas de Extracción

La nueva operatoria de habilitación es un beneficio que trajo la pandemia por la imposibilidad de traslado en su momento, pero se sigue implementando por lo que significa movilizar a una persona en cuanto a tiempo y costo. Se resuelve desde la virtualidad, con un video, y se puede realizar de manera periódica o sea más rápido y permanente para ir evaluando el desarrollo del Cronograma de Obra de cada Sala para poder ser habilitada, es por ese motivo que mayormente tienen una habilitación provisoria y anualmente o bianualmente se vuelven a controlar para ver su avance. La verificación va corroborando el cumplimiento o no y al finalizar, en los considerandos finales el verificador asienta si la sala cumple o no con la normativa vigente.

Mediante un sistema de videos controlan el cumplimiento de la presencia de los ítems que hacen a la habilitación de la Sala de Extracción de Miel.

El fiscalizador se comunica con el titular de la Sala, éste le envía un video vía whatsapp, con la visualización del mismo, el fiscalizador completa el acta/listado de condiciones que tiene cada ítem colocando: C (conforme a la normativa), NC (no conforme a la normativa) y NA (no aplica, no corresponde verificar, esto depende del establecimiento). Este chequeo sirve tanto para extracción de miel, como para fraccionadoras y acopios intermedios. Lo que hace el verificador puntualmente, es mirar cada uno de los ítems y colocar una cruz donde corresponda. En la medida que todos los ítems están conformes/presentes la inspección va a salir en forma positiva, en la medida que no lo estén será negativa.

El Sistema de Habilitación o de Aseguramiento de la Calidad es un sistema dinámico y la intención del Ministerio bonaerense no es la de exigir la totalidad del cumplimiento de los requisitos desde el inicio, pero sí una presencia mínima en la primera inspección. Básicamente deberían cumplirse los puntos que hacen a la Zona Limpia e Intermedia y luego con un Cronograma de Obra se completaría el resto.

Hay conciencia sobre los costos y dificultades por las que atraviesan los productores a la hora de acondicionar una sala de extracción, pero también se debe tener en cuenta que la miel es un producto alimenticio y debe cumplir las condiciones para su consumo, que no solo es interno, sino que también se exporta y las condiciones del mercado obligan a tener estrictos controles en la producción. En el caso de la miel es desde su extracción hacia adelante. Por tales motivos el Ministerio de la Provincia de Buenos Aires trata de acompañar y apoyar al productor en este camino y sabe que es casi imposible cumplir de manera inmediata con la normativa vigente y por ello establece un orden de prioridades: primero la Zona Limpia, luego la de Transición y por último la Complementaria. Sin embargo, antes que nada, es necesaria la Habilitación Municipal para luego tramitar la Provincial, que tiene validez Nacional. Todo esto será posible si previamente el productor está inscripto en el RENAPA.

Consultar
1
¿Querés contratar publicidad?
Hola, si querés contratar publicidad estamos para asesorarte.