Se pierden 1.000 colmenas por las derivas

Una veintena de productores apícolas del noroeste santafesino se reunieron para visibilizar una problemática que afecta su economía.
Alrededor de mil colmenas fueron afectadas por las fumigaciones indiscriminadas en el noroeste de la provincia de Santa Fe. Un grupo de productores apícolas se reunieron en la localidad de Ceres para visibilizar la problemática.
Algunos vieron afectadas hasta el 80% de sus colmenas y las pérdidas materiales son millonarias. Esto significa una enorme pérdida económica. Muchos pequeños apicultores tienen créditos tomados y no podrán afrontar los compromisos contraídos previos a la campaña.
En las últimas semanas se incrementó la mortandad de abejas (con la consecuente pérdida de colmenas) en campos cercanos a la localidad e Ceres, en el noroeste santafesino. Cerca de 1.000 son las relevadas en distintos puntos de la región que fueron afectadas por las derivas de aplicaciones de fitosanitarios.
El problema de las derivas de las aplicaciones ha causado complicaciones y ha sorprendido la cantidad de productores y la cantidad de colmenas afectadas. Por ese motivo decidieron reunirse y a través de la Asociación de Apicultores del Noroeste Santafesino ver qué acciones toman a partir de ahora.
De los asociados a la entidad hay unos 10 damnificados, pero hay un número mayor, alrededor de 15, que corresponde a pequeños apicultores que no están asociados y también participaron de la reunión.
El número total de colmenas es de 1.000 unidades. No se trata sólo de la pérdida del capital, que sería de entre 17 a 20 millones de pesos cada uno, según la estimación de los productores, sino que a ello hay que agregarle la pérdida de la producción y lo que se pierde de realizar en esta campaña.
Bravo explica que también causa problemas a otros productores más adelantados, porque hacen el traslado de las colmenas del monte a la pradera, que es donde más se sufren estas consecuencias.
Entre el apicultor y el productor agrícola muchas veces se establece una relación de confianza y hasta de amistades. “Algunos alquilan su lote en los campos y pagan con kilos de miel, siempre hay una buena relación, pero esta vez algo pasó y sucedieron estas cosas, por eso nos preocupamos y creemos que hay que visualizar la problemática para que no ocurra o que sea lo menos nociva posible», manifestó un apicultor.
Por último, apeló al diálogo. «Es una necesidad de unos y de otros, muchos ya entendieron la necesidad de tener abejas en sus campos porque ayudan con la polinización y el rinde de sus cultivos, muchos ya usan productos de bandera verde que no son tan nocivos, pero a otros todavía les cuesta un poco más y es una lucha que tenemos de acá en adelante, pero creemos que escuchándonos nos vamos a entender».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consultar
1
¿Querés contratar publicidad?
Hola, si querés contratar publicidad estamos para asesorarte.