Las abejas producen cada vez menos miel, las razones

Un equipo de investigadores estadounidenses: Gabriela M Quinlan, David Miller y Christina M Grozinger, ha demostrado que las abejas producen menos miel cada vez y han encontrado las causas de este problema.

La aplicación de herbicidas y cambios en el uso de la tierra explican la reducción en la producción de miel registrada en las últimas décadas. Las anomalías climáticas y la falta de programas de conservación de la tierra que apoyen a los polinizadores también contribuyeron a los cambios en los rendimientos. Datos de cinco décadas revelan por qué las abejas producen menos miel.

El rendimiento de miel por colonia en general aumentó desde mediados de los años 1970 hasta principios de los años 1990, pero disminuyó precipitadamente desde principios de los años 1990. Sin embargo, los patrones generales en la productividad regional se han mantenido constantes a lo largo del tiempo, y los estados de las Grandes Llanuras del Norte y a lo largo de la Costa del Golfo han producido consistentemente los mayores rendimientos de miel por colonia a lo largo de los años. En ambos períodos que evaluamos (antes y después de 1992), las fuentes de variación espacial entre estados (clima, productividad del suelo, proporción de soja o tierras de conservación y uso de herbicidas) fueron mucho más importantes que las fuentes de variación temporal en cada estado (anomalías climáticas, cambios en la proporción de soja o tierras de conservación, cambios en el uso de herbicidas).

Fuentes de variación espacial en los rendimientos de miel.

Tanto para los datos anteriores como posteriores a 1992, la variación espacial del clima fue el factor más importante para describir las tendencias espaciales en los rendimientos de miel, seguido de la productividad del suelo y luego el uso de la tierra.  En los modelos anteriores y posteriores a 1992, el 64% y el 69% de la varianza explicada fue atribuible al clima, respectivamente. La productividad del suelo también representó una gran proporción de la varianza explicada, con un 30% en el modelo anterior a 1992 y un 10% en el modelo posterior a 1992. En el modelo anterior a 1992, el uso de la tierra a nivel estatal sólo representaba el 3% de la varianza explicada, en comparación con el 10% en el modelo posterior a 1992. En el modelo posterior a 1992, el uso promedio de herbicidas a nivel estatal era sólo marginalmente importante, del 2%; no se disponía de datos sobre el uso de herbicidas antes de 1992.

Los mayores rendimientos de miel se observaron en estados con climas fríos o cálidos y alta productividad del suelo. En ambos períodos, también hubo una correlación positiva entre el rendimiento de miel y la productividad del suelo.

Fuentes de variación temporal en los rendimientos de miel.

Desde 1992, y simultáneamente con la disminución de los rendimientos de miel, las temperaturas promedio y las precipitaciones, generalmente han aumentado, el área de inscripción de tierras del Programa de Reservas de Conservación (CRP) ha disminuido mientras que el área de soja ha aumentado, y ha habido un aumento pronunciado en el uso de glifosato. En comparación con los factores espaciales, los factores temporales representaron una proporción menor de la variación general explicada. De estos factores temporales, el cambio en el uso de la tierra y las anomalías climáticas fueron de importancia comparable para describir los rendimientos de miel en los datos anteriores a 1992 (1% y 2% de la variación total explicada, respectivamente). En el modelo posterior a 1992, el cambio en el uso de herbicidas fue el factor temporal más importante (5% de la variación total explicada), seguido por el cambio en el uso de la tierra (3%) y las anomalías climáticas (1%).

El aumento de la proporción de tierras dedicadas a la producción de soja y la disminución de la proporción de tierras CRP a lo largo del tiempo se correlacionaron negativamente con el rendimiento de miel. Cuando la proporción de tierra de soja en un estado aumentó, el modelo temporal para los datos anteriores a 1992 indicó que la producción de miel disminuyó simultáneamente. Sin embargo, en el modelo temporal posterior a 1992, no hubo evidencia de un efecto de los cambios en la proporción de tierra dedicada a la producción de soja, pero sí de menores rendimientos de miel. asociado con una proporción decreciente de tierras CRP.

Este modelo estima una probabilidad del 65% de una correlación negativa entre el cambio en el uso de herbicidas y el cambio en el rendimiento de miel. 

Análisis

En resumen, es apreciable la disminución en los rendimientos de miel en los Estados Unidos continentales desde mediados de la década de 1990, que contrasta con los rendimientos crecientes anualmente en las décadas anteriores. Existen múltiples factores que interactúan y se cree que afectan la productividad de las colonias de abejas melíferas y a los polinizadores en general. Durante las últimas cinco décadas, los rendimientos de miel a nivel estatal, que pueden considerarse un indicador de las tendencias en la disponibilidad de recursos florales para polinizadores silvestres y manejados, pueden explicarse en gran medida por factores geográficos. Es decir, existen diferentes ecorregiones de idoneidad de recursos florales en los EE. UU. caracterizadas por las condiciones climáticas y la productividad del suelo. También los cambios en la producción de miel a lo largo del tiempo dentro de los estados están asociados con cambios en las tasas de aplicación de herbicidas, el uso de la tierra y las anomalías climáticas anuales. 

Las regiones cálidas y frías con suelos altamente productivos producen más miel que los estados con climas moderados y baja productividad del suelo. Con base en la importancia de los coeficientes espaciales (ecorregionales) los resultados sugieren un proceso de filtrado ambiental. Es decir, el clima y la productividad del suelo sientan las bases para los estados que más apoyan las flores, probablemente al determinar los tipos de comunidades florales que pueden crecer en una región. El uso de la tierra, el siguiente factor espacial en importancia, puede limitar aún más los tipos de flores disponibles en el paisaje. 

La importancia del clima y el cambio climático para los polinizadores se reconoce cada vez más como un factor estresante potencial. Los hallazgos también indican que el clima está estrechamente asociado con la producción de miel, probablemente a través de los efectos del clima sobre los recursos florales. Los autores describen un mayor aumento de peso de las colonias en las regiones frescas y secas del estudio. Es probable que los climas cálidos y fríos no apoyen intrínsecamente los recursos florales. Más bien, estos climas probablemente fomenten comunidades florales regionales que apoyen a las abejas. Por lo tanto, es poco probable que estos hallazgos puedan extrapolarse más allá de los EE. UU., ya que diferentes regiones del mundo tienen diferentes comunidades florales que se ven afectadas de manera diferente por las condiciones climáticas.

El clima se volvió cada vez más importante a la hora de describir los rendimientos de miel después de 1992, en comparación con antes de 1992. Esta diferencia puede reflejar que las regiones de los EE. UU. se vuelven más distintas con el cambio climático. Debido a que la importancia de los parámetros es relativa a otros factores, el aparente aumento en la importancia del clima después de 1992 puede reflejar en cambio una disminución en la importancia de otros factores (por ejemplo, la productividad del suelo). Sin embargo, dada la gran importancia general del clima en el rendimiento de miel y dado que se espera que el cambio climático exacerbe otros factores estresantes de los polinizadores, se deben considerar acciones de conservación que mitiguen el cambio climático para la conservación de los polinizadores.

La productividad del suelo, un factor poco explorado al describir la idoneidad del paisaje para los polinizadores, fue identificada como un factor espacial importante en el modelo. Los rasgos taxonómicos del suelo (la base del índice de productividad del suelo) capturan efectivamente el potencial de los suelos para sustentar flores abundantes y productivas.

Las tendencias de cambio de uso de la tierra coincidieron estrechamente con las expectativas del estudio. Además, el cambio en las tasas de aplicación del uso de herbicidas fue importante, lo que concuerda con sugerencias anteriores de que las malezas en flor en la agricultura de cultivos en hileras pueden proporcionar nutrición a las abejas en paisajes intensivos.

También hay pruebas sólidas de una correlación negativa entre precipitaciones superiores a lo normal y la producción de miel antes de 1992. Los autores atribuyen esta tendencia a un efecto indirecto de la lluvia sobre las comunidades florales, aunque no podemos excluir la posibilidad de que estas tendencias también se correlacionen con la capacidad de las abejas para buscar alimento. 

El estudio demuestra efectos significativos de múltiples factores de cambio global, desde el clima y la productividad del suelo hasta el cambio en el uso de la tierra y el clima extremo. Sugerimos que el clima y la productividad del suelo sustentan las regiones florales al limitar las comunidades de plantas disponibles, mientras que el uso de la tierra y el clima modulan los recursos florales obtenidos y la productividad anual de esa comunidad.