La UE obligará a especificar países de origen y porcentajes en el etiquetado de la miel

La Comisión Europea acogió con satisfacción el acuerdo político alcanzado por el Parlamento Europeo y el Consejo para revisar y reforzar las normas de comercialización existentes aplicables a la miel, los zumos de frutas, las mermeladas y la leche. Esta revisión forma parte de un paquete más amplio conocido como ‘directivas del desayuno’ para actualizar las normas sobre la composición, denominación, etiquetado y presentación de determinados productos alimenticios para el desayuno tiene como objetivo ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas y más saludables sobre productos agroalimentarios como la miel.
Las Directivas revisadas acordadas por los colegisladores introducirán los siguientes cambios:
• Etiquetado de origen obligatorio para la miel: los países de origen en las mezclas de miel tendrán que aparecer en la etiqueta en orden descendente con el porcentaje de cada origen. Los Estados miembros tendrán la flexibilidad de exigir porcentajes para las cuatro participaciones más importantes sólo cuando representen más del 50% de la combinación.
• Los colegisladores han autorizado a la Comisión a introducir métodos de análisis armonizados para detectar la adulteración de la miel con azúcar, una metodología uniforme para rastrear el origen de la miel y criterios para garantizar que la miel no se sobrecalienta cuando se vende al consumidor final.
• Se creará una plataforma de expertos para apoyar a la Comisión en la trazabilidad y el control del fraude, así como para estudiar la posible creación de un laboratorio de referencia europeo para la miel. Esto limitará las prácticas fraudulentas y aumentará la transparencia de la cadena alimentaria.

Entre otros aspectos, el acuerdo establece que los envases de miel deberán incluir, en el campo visual principal de la etiqueta, el nombre de los países de origen de las mezclas, en orden decreciente con el porcentaje de cada origen, con un margen de tolerancia del 5 %. Los Estados miembros tendrán la facultad de establecer la indicación obligatoria solo de los cuatro países mayoritarios, en el caso de que éstos supongan al menos el 50 % de la mezcla.
Tras realizar estudios de viabilidad, y para limitar aún más el fraude, la Comisión Europea propondrá un código de identificación único o una técnica similar para poder rastrear la miel hasta los apicultores. Asimismo, se ha propuesto la creación de una plataforma de expertos de la UE para recopilar datos para mejorar los controles, detectar la adulteración en la miel y proporcionar recomendaciones para un sistema de trazabilidad de la UE que permita rastrear la miel hasta el productor o importador que la recolectó.
España es uno de los representantes que más reclamaba modificar el etiquetado, el ministro Planas ha recalcado que esta medida será «muy positiva para el sector apícola español», que siempre ha reivindicado la calidad de la miel española frente a las importaciones de mieles procedentes de terceros países. Además, supone un importante respaldo para el mantenimiento de este sector, estratégico para muchas zonas rurales y fundamental para el desarrollo de la agricultura por la labor polinizadora de las abejas y para el mantenimiento de la biodiversidad.
Una vez adoptado formalmente, este acuerdo sobre la miel reemplazará el sistema actual donde las etiquetas sólo indican si la miel proviene de la Unión Europea o no.
Este cambio responde a un análisis impulsado por la Comisión Europea en marzo de 2023, que encontró que el 46% de 320 muestras analizadas de tarros de miel contenían importantes cantidades de jarabe azucarado.
La mayoría de las muestras de China (74%) y todas las muestras analizadas importadas de Turquía y Reino Unido estaban excesivamente adulteradas, según el estudio.

Etiquetado actual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.