El aumento de las temperaturas estacionales refuerzan la infestación otoñal de Varroa

Las mayores pérdidas de colonias de abejas melíferas en invierno acontecen después de períodos más cálidos y secos

La Varroa destructor es la principal plaga de la abeja melífera Apis mellifera, causante de las pérdidas de las colonias. Investigamos el efecto de la temperatura en la abundancia otoñal de V. destructor en las colonias de abejas durante 1991-2020 en Europa Central. Probamos la hipótesis de que la temperatura puede afectar a las poblaciones de ácaros en otoño con diferentes desfases temporales que modulan la abundancia de abejas y la disponibilidad de crías. Demostramos que el aumento de las temperaturas en primavera y otoño refuerza la infestación otoñal de V. destructor en las colonias de abejas. Las señales de temperatura crítica abrazan los periodos de actividad de las abejas, es decir, justo después de las primeras limpiezas y justo antes de las últimas limpiezas de abejas observadas, pero no efectos directos de los cambios fenológicos en la abundancia de V. destructor. Estos efectos estaban asociados con el aumento de la reproducción de las abejas en los períodos específicos del año y no con la prolongación del periodo de actividad o la aceleración de la primavera. Encontramos efectos significativos de la abundancia de abejas en otoño, la abundancia de crías tapadas en otoño y el número de colonias fusionadas en la infestación de ácaros en otoño. También observamos diferencias en la abundancia de V. destructor entre abejas procedentes de diferentes subespecies. Indicamos que los efectos climáticos, a través de su influencia en la abundancia de abejas y disponibilidad de crías, son uno de los principales factores que regulan la abundancia de V. destructor, expresan Szymon Smoliński , Aleksandra Langowska & Adam Glazaczow en su artículo y nuestro medio presentade manera periodística.

Los principales factores de riesgo para las pérdidas de colonias de abejas melíferas a lo largo de la temporada son las elevadas cargas de V. destructor que preceden al colapso estival o a la invernada para las pérdidas de colonias de abejas melíferas a lo largo de la temporada. Pero son las altas tasas de infestación en otoño las que causan más pérdidas de las colonias de invierno y son motivo de gran preocupación para la gestión de las abejas. La abundancia de V. destructor en otoño depende de la dinámica de la población a principios de la temporada, que, a su vez, puede depender de las condiciones de temperatura. En nuestro estudio, investigamos cómo la temperatura influye en la infestación otoñal de V. destructor en las abejas melíferas.

Nuestros resultados amplían los hallazgos anteriores de Switanek et al., que indicaron mayores pérdidas de colonias de abejas melíferas en invierno después de periodos más cálidos y secos. Nosotros mostramos una posible explicación: el aumento de las temperaturas refuerza las infestaciones de V. destructor al influir en la abundancia de abejas y la disponibilidad de crías, lo que a su vez puede provocar las pérdidas de colonias en invierno.

En los climas templados, las bajas temperaturas invernales hacen que las reinas suspendan la puesta de huevos y que se observe una interrupción en la cría de las abejas. El aumento de la temperatura ambiente a finales del invierno desencadena el inicio de la cría. Debido a la dependencia de la reproducción de los ácaros de la presencia de cría de abejas, la cría intensiva de la colonia de abejas melíferas favorece la acumulación de la población de parásitos directamente, e indirectamente al aumentar la abundancia de abejas adultas. Aunque la intensidad de la cría de abejas disminuye hacia el final de la temporada, el período de finales de verano y otoño puede seguir siendo importante en cuanto a la disponibilidad de abejas, en particular de la cría, para la reproducción de V. destructor.

Los resultados mostraron claramente que la abundancia de ácaros está positivamente correlacionada con la abundancia de crías y abejas en otoño.

El momento de la actividad de las colonias, que se produce por el aumento de la temperatura a finales del invierno, debería influir en el momento de la enjambrazón. La cría temprana de zánganos, que se producen antes de la enjambrazón, favorece el éxito reproductivo de V. destructor, ya que éste prefiere reproducirse en la cría de zánganos que en la de obreras, debido a que el periodo de tapado de los primeros es más largo. Por lo tanto, una temporada prolongada de actividad de la colonia promueve su crecimiento parasitario y puede llegar a perjudicar la tasa de crecimiento neto de la colonia durante la temporada. Del mismo modo, unas temperaturas otoñales más elevadas deberían prolongar la producción de crías más tarde en la temporada, permitiendo que los ácaros continúen su reproducción. Se utilizó la primera de limpieza como indicador del inicio de la producción de cría, pero no se encontró una relación directa entre la fenología de las primeras limpiezas en primavera y la abundancia de V. destructor en otoño. Sorprendentemente tampoco se encontraron efectos significativos de la fenología de las últimas limpiezas de otoño y del número de días de actividad de las abejas en la abundancia medida de V. destructor. El efecto no significativo del periodo de actividad de las abejas puede deberse a la posible aparición de épocas desfavorables para la reproducción del ácaro. Por ejemplo, los periodos prolongados de altas temperaturas estivales pueden dificultar el mantenimiento de la temperatura interna del nido de abejas suficientemente baja. Por lo tanto, la temperatura en algunas partes del nido podría superar el óptimo del ácaro y dificultar su crecimiento.

Los efectos de la temperatura fueron el principal objetivo de este estudio, pero también es aconsejable investigar más a fondo otros componentes climáticos que pueden influir de forma similar en la dinámica de la población de V. destructor y en el destino de las colonias de abejas. Por ejemplo, las precipitaciones y los vientos afectan a la humedad del aire, y los niveles de humedad bajos o altos experimentados durante la temporada pueden dificultar la reproducción del ácaro. Un cambio en los componentes del clima también podría afectar negativamente a las plantas forrajeras de las abejas y crear una escasez de polen. Aunque las abejas melíferas emplean varios mecanismos, como el canibalismo de crías, para reducir la demanda de proteínas de la colonia, se ha demostrado que la escasez de polen provoca un aumento de la carga de ácaros. La reducción del flujo de néctar puede reducir la cría de las abejas melíferas, pero, por otro lado, también puede desencadenar un comportamiento de robo en las abejas, fomentando, por tanto, la transmisión horizontal de los ácaros.

Además, otros factores podrían influir en la expansión de la población de V. destructor, como la abundancia de crías de zánganos o el estado de la reina de la colonia. Sin embargo, los tratamientos apícolas aplicados en el colmenar investigado permitieron minimizar estos efectos. Por ejemplo, casi no hubo interrupción de la producción de cría durante el recambio, porque sólo se introdujeron reinas fecundadas. Se retiró parcialmente la cría de zánganos de las colonias, mientras que se suplementaron las reservas de polen y azúcar en las colonias con escasez de alimentos. Otros posibles factores, como la fusión de colonias, la enjambrazón o la edad de la reina, se controlaron en el modelo. Los tratamientos apícolas aplicados y los enfoques de modelización nos permitieron controlar la mayoría de estos efectos de confusión e identificar los efectos climáticos sobre la abundancia de V. destructor. En este estudio, sin embargo, no controlamos la infección por transmisión horizontal, ya que ello requeriría un estudio específico con un colmenar aislado y un espacio adecuado entre colmenas. La transmisión horizontal se considera uno de los mecanismos importantes que influyen en la dinámica de la población de V. destructor. Este mecanismo se manifestó en nuestros resultados, por ejemplo, como fluctuaciones sincronizadas entre colonias. Esta respuesta homogénea al factor ambiental común de todas las colonias facilitó la identificación de los efectos de la temperatura.

La subespecie A. m. caucásica se caracteriza por su lento desarrollo primaveral, en contraste con las abejas de Buckfast, que aumentan su número rápidamente en primavera. Aunque puede no ser cierto para todas las poblaciones de estas razas de abejas, esto puede explicar las diferencias en la abundancia de V. destructor que encontramos entre las abejas caucásicas y las derivadas de Buckfast. No encontramos efectos significativos de la edad de la reina en la abundancia de V. destructor en otoño. La sustitución frecuente de una reina, manejando así sólo reinas jóvenes, favorece la puesta intensiva de huevos y, en general, fomenta la salud de las colonias de abejas. Por lo tanto, cabe esperar que la abundancia de ácaros se vea afectada indirectamente por el potencial reproductivo de la colonia de abejas, que depende de la edad de la reina. Sin embargo, estudios anteriores mostraron que la sustitución de la reina reduce el riesgo de infestación por V. destructor, a pesar de que el crecimiento del ácaro está ligado a la disponibilidad de cría.

Nuestra hipótesis es que la enjambrazón debería promover la salud de las abejas con respecto a la infestación por V. destructor. Estudios anteriores demostraron que las colonias de las poblaciones de A. mellifera resistentes al ácaro son pequeñas y a menudo enjambradas y referencias en las mismas. La enjambrazón es un resultado de la fuerza de la colonia y del volumen del nido: si el espacio es demasiado reducido, la colonia se divide. Durante la fusión una colonia «pierde» un número considerable de adultos, y un número de ácaros abandona la colonia con sus anfitriones. Además, una reina se va con el enjambre y, por consiguiente, hay un periodo sin cría en la colonia madre, lo que dificulta el crecimiento de la población de V. destructor, que depende de la disponibilidad de cría de las abejas melíferas.

Por lo tanto, la práctica de la apicultura para evitar que las abejas enjambren, debería conducir a una mayor carga de parásitos al final de la temporada. Sin embargo, en nuestra investigación no encontramos diferencias significativas en los niveles de infestación en otoño entre las colonias que enjambran y las que no lo hacen. Esto concuerda con las observaciones de una población resistente al ácaro de Gotland, pero también se encuentra un patrón similar en las colonias con un manejo apícola estándar. No encontramos ninguna interacción significativa entre la fusión de colonias y la enjambrazón. Sin embargo, el número de colonias fusionadas fue un factor importante para el nivel de infestación de ácaros en otoño. En el colmenar investigado se puso especial cuidado en evitar la enjambrazón de las abejas. Los episodios de enjambrazón fueron bastante raros, y no hubo más de un episodio de enjambrazón por colonia en el año. Por otra parte, el efecto potencial de una colonia y su fusión de ácaros puede reducirse mediante (a) la fusión de las colonias debilitadas por la división y (b) la deriva y el robo de abeja.

Mantener las colonias fuertes es una de las reglas de la apicultura. Las colonias numerosas permiten obtener un alto rendimiento de la miel y una mejor hibernación. La fusión de las colonias débiles es uno de los procedimientos de manejo para conseguir colonias fuertes antes del invierno. En nuestra investigación, algunas colonias se fusionaron antes de los tratamientos antiácaros de otoño y de los recuentos de ácaros.

Sin embargo, estas colonias experimentaron una mayor carga de ácaros en otoño. Este efecto confirma que es aconsejable un control temprano de los ácaros, antes de la fusión. Nuestros resultados muestran claramente la importancia de las prácticas de gestión apícola para los niveles de infestación por V. destructor. La gestión sostenible debe buscar el equilibrio entre el mantenimiento de colonias fuertes y la prevención de cargas elevadas de V. destructor. Los modelos de predicción capaces de integrar las interacciones abeja-varroa pueden ser una herramienta importante en las prácticas de gestión.

Nuestros análisis indicaron que el control de los ácaros puede ser aún más difícil con el cambio climático global. Nuestros resultados sugieren que los efectos climáticos, además de las prácticas de manejo, pueden ser uno de los principales factores que regulan la abundancia de V. destructor. Demostramos que el aumento de las temperaturas en primavera y otoño refuerza la infestación otoñal de V. destructor en las colonias de abejas melíferas. Estos efectos están potencialmente asociados con el aumento de la reproducción de las abejas en esos periodos específicos del año y no, como se había hipotetizado anteriormente, con la prolongación del periodo de actividad o la aceleración de la primavera. Por lo tanto, aunque el aumento previsto de las temperaturas atmosféricas puede favorecer el desarrollo de las crías de abeja, al mismo tiempo puede inducir un riesgo creciente de infestación de las colonias de abejas melíferas por V. destructor y de mortalidad de las abejas por causa del ácaro.

Consultar
1
¿Querés contratar publicidad?
Hola, si querés contratar publicidad estamos para asesorarte.